A veces…

A veces somos demasiado simples

demasiado estúpidos.

Perseguimos caramelos

cuando lo que necesitamos nos rodea

fruta y pescado

labios bonitos que besar.

Follamos como quien bebe una cerveza

rápido

sin cuidado

por placer

el placer que nos corrompe.

Marcas en la piel

señales de una vida vivida con dolor.

Marcas en el alma

huellas

desgarradoras

recuerdos…

El todo

y

la nada

se cruzan cada día,

no se saludan.

Errores?

Malas decisiones

una tras otra.

Por qué escojo tan mal?

Sufro el calor y la enfermedad

atraigo moscas y buitres.

Retrato parte de mi generación

tiempos digitalizados

donde se vende el instante

la foto

la corrida en la cara

y las grandes explicaciones brillan por su ausencia.

Claro que no todxs viven igual

claro que hay agencia dirían

pero la injusticia es la norma

el reparto demasiado desigual

el dinero, el poder

se logran engañando, explotando

corrompiendo.

El paraíso y el infierno están muy cerca

la mierda y el caviar.

Construyen muros pero

nadie puede ponerle diques al mar.

La necesidad insatisfecha y

la política como utopía,

como salida del pozo

de la miseria.

Podemos decorar la realidad

y es bonito hacerlo

pero a veces olvidamos lo básico

lo humano

la empatía

la ternura.

¿Por qué escribimos?

Escribimos porque nos gusta

porque rechazamos ser solo lectores pasivos

porque tenemos tantas y más razones para escribir que todos los privilegiados

que llevan siglos haciéndolo.

Escribimos porque es nuestra ventana

y la huida hacia delante la única salida

el único camino en la vida.

Escribimos para llenar botellas

con mensajes que tiramos al mar

porque en nuestra naufragio

no conocemos ora comunicación.

Escribimos por lxs que no están

por lxs que no pueden escribir.

Escribimos para regalar sentimientos a millones de kilómetros

y para susurrar al oído en la cercanía.

Escribimos porque las librerías nos parecen prostíbulos

porque pensamos que ponerle un precio a algo es una aberración.

Escribimos para enamorarnos

de nosotrxs mismxs.

Escribimos para romper fronteras

dibujar sonrisas

y

sobre todo

para molestar.