Arde el Amazonas

Estamos en guerra. La vida vs El Capital. Los recursos vs Los propietarios.

¿Quiénes ganan y quiénes pierden?

Ahí están los bandos.

La vida es literalmente un infierno para la mayoría de la población. En la parte opulenta del mundo no podemos limitarnos a cambiar nuestros hábitos de consumo. Nuestro consumo está determinado por la oferta existente en mercados construidos políticamente. Si compramos cosas baratas es porque somos pobres, no porque no nos importe la ecología. Es un engaño falaz responsabilizar a los individuos del desastre climático. Es parte de la ideología neoliberal que debemos desenmascarar. Las responsables son grandes empresas y corporaciones transnacionales.

Es necesario intervenir directamente limitando la avaricia del Capital. El mundo no puede permitirse continuar en el delirio del crecimiento ilimitado.

Arde el Amazonas. La vida se agota a pasos agigantados. La destrucción es cada vez más rápida. Y no podemos hacer mucho más que solidarizarnos con las personas damnificadas (que somos todas, aunque algunas más), boicotear a los responsables, y luchar por la justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *